Un viaje de mil millas debe empezar con un paso. Lao Tsé

lunes, 14 de mayo de 2012

No busque peligro

Hemos esperado todos estos días el resultado de la autopsia que le realizaron a la cantante Whitney Houston. Su fallecimiento llenó de tristeza al mundo de la música, dolor a sus familiares y amigos, además de una profunda arrechera al productor del Grammy de este año que no esperaba una noticia de esta magnitud que le cambiara por completo el desarrollo de la gala a tan solo hora de salir al aire. Ya se sabe que con los artistas todo puede pasar.

Es realmente impresionante la cantidad de artistas que nos han abandonado producto del abuso de las drogas. Barbitúricos, alcohol y estupefacientes. Una ola de personalidades que han desaparecido sorpresivamente como Heath Ledger quien escondió lo de las pastillas más que el 'secreto en la montaña'. Amy Winehouse quien se había convertido en el obituario listo para los principales medios de comunicación. Este pasado domingo Madonna apareció en el Festival Ultra Music en Miami por sorpresa para interpretar un tema junto a un Dj amigo. Su sorpresa vino acompañada de un comentario frente a los 150mil jóvenes asistentes: ¿Dónde está Molly? (molly es el mote callejero para referirse al éxtasis), los muchachos que lloran y la mamá Madonna que los pellizca.

Mi punto aquí es hablar sobre los últimos resultados de la autopsia de la señora Whitney. Se dijo de todo una vez que se le encontró muerta en aquella habitación de hotel en Los Angeles. Que se había consumido todo tipo de drogas, que estaba borracha, que se había empujado medio pollo a la brasa, que era alérgica a los granos, que si le había caído mal la ducha, que si era una embolia. Bueno, ya el doctor dictaminó y no encontraron precisamente bollitos de maíz tierno en el interior de su cuerpo.

Encontraron rastros de Sanax (antidepresivo), antialérgico, cerveza, champaña, marihuana y cocaína. Lo peor de todo es que no murió por la mezcla, no. Murió ahogada. Es decir, usted se puede drogar pero no se bañe. Esa es mi preocupación el día de hoy. Si usted se metió hasta jarabe de tos junto con lavaplatos y consiguió elevarse unos cuantos pies de altura con qué motivo u objeto quiere ir a bañarse. Por qué llenar la bañera hasta el tope y zambullirse como que si eso fuera una piscina. ¿Por qué buscar el peligro? Siempre inventando. No se puede drogar y quedarse quieta, no. Ella tenía que ponerse creativa. Ya se ve que de esos inventos no sale nada bueno.

El mensaje que subyace entre líneas es que si ya usted se metió todo lo que pudo acompañado por medio pollo de Los Hermanos Riviera entonces quédese quieto y busque una silla para sentarse. Agarre una escoba, pase un coleto, ponga un bombillo, vea la novela, reciba una visita o monte un arroz pero no se duche.

Hombre pierde apuesta en Rusia

miércoles, 9 de mayo de 2012