Un viaje de mil millas debe empezar con un paso. Lao Tsé

miércoles, 15 de febrero de 2012

Carta para las Aerolíneas Comerciales

El otro día veía la televisión y me sorprendió sobremanera una noticia que pasaba de lo cómico a lo aterrador. En un trayecto Miami-Londres con la aerolínea British Airways donde todo se desarrollaba con absoluta normalidad una de la azafatas en mitad de la travesía anunció que se ajustaran los cinturones porque en breve el avión sufriría un aterrizaje forzoso. Los pasajeros entraron en pánico colectivo que perdería sentido en algunos minutos porque el vuelo seguía calmado y estable. A la vuelta de un rato, la misma azafata regresó a los parlantes para informar que efectivamente, ahora sí se estrellarían.

Obviamente el terror invadió de nuevo a esos pasajeros que habían superado el primer llamado y si quedaba alguno consciente de la primera alerta pues, con este segundo sería de infarto fulminante para completar el deceso de todos. El vuelo culminó después de 9 horas, aproximadamente, de terror psicológico. Los pasajeros, como soldados de posguerra, salieron del avión con los respectivas despedidas de la tripulación acompañados de una carta. La misiva pedida disculpas debido a una confusión pues el capitán pensó que el avión sufriría un accidente. Es que son muy educados los británicos, que detalle lo de la carta.

Los pilotos siempre han tenido esa aura de estrellas de rock cuando pasan frente a los pasajeros para abordar los aviones. Uno ve el paso acelerado de la tripulación ataviados de ropas oscuras, e inmediatamente, siente la necesidad de creer en Dios misericordioso y mandarles una buena bendición cristiana, apostólica y romana. Los capitanes en estos días sienten una irremediable necesidad de comunicarse con su fanaticada a través de los altavoces de la nave. No más despega aquello y esa gente comienza a presentarse, a agradecer su preferencia, a hacer chistes internos y a hablar más que animador de pueblo.

No me interesa saber a que altura volamos, la velocidad, la temperatura, tormentas aledañas, que si las ruedas tienen un ruidito, que si el capitán de la nave tiene gripe y no se sabe si es porcina, que si uno de los baños se tapó, que si queda poca gasolina. No quiero saber nada. Dígame cuando se ponen geográficos y comienzan a mostrar al planeta desde las alturas, ¿Con qué sentido? Si no dejan sacar el teléfono para las fotos. Si uno ya se montó en un avión confiando en la grandeza de Cristo, no me informes otra cosa que: ahora vamos a comer o abrochen sus cinturones que viene el aterrizaje. 

¿Qué hace uno con tanta información a miles de pies de la tierra? Para dónde agarra uno dentro de un avión, ni que estés al lado de la salida de emergencia te salvas. Lo único que queda es asumir la actitud de una violación inminente: relájate, coopera, disfruta y súbele volumen al IPOD. La información extra sobra. Gracias, los pasajeros. 

miércoles, 8 de febrero de 2012


Los momentos más importantes del 2011

Bueno, se cumplió con la misión. Matriculamos, ya pasamos de año. 2012 aquí estamos. Pero no podemos olvidar el montón de cosas que nos pasaron en el 2011. El año pasado pasará a la historia como un año de caídas y revueltas. Parecía que todos los fines de semana derrocaban a un dictador. Países que uno nunca oyó nombrar aparecían en la primera página de los diarios. Definitivamente, los acontecimientos nos prepararon para recibir un 2012 con un mundo nuevo. A continuación, mi conteo de los momentos que cambiarán para siempre el rumbo de nuestra historia futura.

1. El 14 de enero nos enteramos que había un país que se llamaba Túnez y que allí había un presidente tipo Rey que llevaba 23 años en el poder. Pues los tunitos se alzaron y salieron de ese viejo que ya estaba bastante pasado de tiempo en el poder.

2. El 11 de febrero los egipcios se convocaron a través del Facebook y sacaron a Hosni Mubarak, que tenía más años que Lila pero mandando. Lo curioso de este evento fue que los egipcios hacían los llamados de reunión callejera a través de una sola red social Nosotros que tenemos Hi5, PIN, Facebook, Tumblr, Blog, Google Plus, LinkedIn y miles de seguidores en Twitter aún no nos hemos puesto de acuerdo quien es el que trae el hielo, los vasos plásticos y la carne para la parrilla del fin de semana. Egipcio, “I Like”.

3. El 15 de febrero comienza la revuelta contra el dictador libio Gadafi. Tuvimos meses con esa telenovela. Lo vimos tanto en CNN que aprendimos sobre la moda en Libia: batas aireadas para los caballeros, lentes de sol pantalla grande (tipo “No doy declaraciones”), zapatillas cómodas y muchas muchachitas alrededor tipo comercial playero. La cosa fue que entre que aprendíamos a escribir el nombre del señor: Gadhafi, Ghadafi o Gadafhi el mismísimo cayo por los lados de octubre.

4. El 11 de marzo en la madrugada nos enteramos del terrible terremoto-tsunami del Japón. Yo que andaba desvelado esa noche decidí encender el televisor para darme cuenta de una imágenes que parecían parte de la película “El Día Después”. Eso sí, usted ahora mismo agarra un avión a Fukushima, Tokio, Maracuyá o donde le de la gana y se dará cuenta que esa gente ya paso coleto, haragán, arrimó escombros, hizo casas, restituyeron calles y deben estar haciendo una ciudad nueva en la Luna porque a esa isla asiática ya no le da los números. En Venezuela aún estamos en proceso de Censo del desastre de Vargas del 1999.

5. El primero de junio nos levantamos con la noticias que habían agarrado a Osama bin Laden. Todo aquel viajero frecuente celebró su deceso pues quienes han pagado los platos rotos de los desastres del terrorista son quien toman semanalmente un avión y tienen que: ponerse los zapatos, quítatelos, póntelos, sácate la correa, póntela, quítatela, saca la computadora, vuélvela a meter y después de todo eso sigue pitando el puto censor de metales.

6. El 30 del mismo mes el propio Presidente de Venezuela nos anunciaba en cadena nacional desde Cuba que tenía cáncer. La desinformación antes, durante y después ha sido tal que a ese hombre unos lo han matado, por otro lado le han negado la enfermedad y otros aseguran que su energía es tal que para la próxima campaña su lema será: “Ese hombre si camina, va de frente y da la cara”.

7. Diciembre pareció que se iba liso cuando de golpe el 17 anuncian desde la China del Norte que ha fallecido Kim Jong Il. Un gordito que tenía desde el 94 en el poder. Este hombre era increíble, había escrito más libros que los días que vivió, era artista nato tipo Salvador Dalí y su cuerpo esbelto dejaba ver a un atleta barrigón que era capaz de ganar cualquier competencia sólo si sus contrincantes eran sus conciudadanos. Pocos días después nos llegaron imágenes de un pueblo embravecido por la partida del líder. Ancianos, recién nacidos, mujeres, hombres y perros lloraban batuqueándose de una manera extraña. Jamás había visto yo gente llorando como que si estaban celebrando la tristeza.

jueves, 2 de febrero de 2012